Oferta limitada: Llévate un 15% de descuento en las nuevas lentillas Lenjoy 1 Day Air+.

Iniciar sesión

Queratitis por el uso de lentes de contacto o lentillas

Entre la amplia gama de posibles infecciones provocadas por el uso de lentes de contacto, la queratitis es una de las más comunes y también de las que más molestias pueden ocasionar. ¿Quieres descubrir si padeces esta enfermedad ocular y cómo remediarla? Aquí te daremos todos los detalles que debes conocer.


Lo primero que debes conocer sobre la queratitis por el uso incorrecto de lentes de contacto es que puedes evitarla si tienes un manejo adecuado e higiénico de las lentillas. Entre la rutina de cuidado que debes seguir para proteger tus ojos, lo principal es hidratar muy bien y limpiar correctamente el producto con un líquido para lentillas especializado que te aporte garantías de seguridad.


Otra cosa que debes tener en cuenta para evitar esta y otras enfermedades es elegir bien la marca y tipo de lentillas que vas a utilizar. Recuerda que todos los usuarios de lentillas no son iguales; hay quienes sufren de alergia, por ejemplo.


Si quieres aprender sobre los síntomas de la queratitis y cómo evitarla, debes tener en cuenta estos aspectos básicos de cuidado que te hemos mencionado, y te aseguramos que el riesgo de sufrir cualquier infección ocular ligada al uso de lentes de contacto se verá tremendamente reducido.

¿Cómo saber si tengo queratitis?


Con el nombre de queratitis se conoce una serie de afecciones que pueden o no ser infecciosas y que ocasionan la inflamación de la córnea, que es esa parte del ojo que cubre el iris y la pupila y que se ve como una membrana transparente con una forma ligeramente puntiaguda en algunas ocasiones.
Es muy sencillo detectar la queratitis, ya que notarás rápidamente algunos síntomas molestos y evidentes como el enrojecimiento del ojo, dolor en el ojo, visión borrosa y la sensación desagradable de que tienes algo metido dentro del ojo y no te lo puedes quitar. Algunos otros símbolos destacable de esta afección son: 

  • Exceso de lagrimeo o aparición de secreciones en los ojos.
  • Dolor que impide abrir los párpados.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Dolor en toda la zona del ojo.
  • Disminución en la capacidad de visión.

Ante cualquiera de estos signos, es habitual que te preguntes si padeces la infección, y de hecho es muy probable que la tengas, lo que implica que debes acudir lo más pronto posible al oftalmólogo, ya que, si se complica demasiado o el diagnóstico se retrasa, se corre peligro incluso de perder un mayor porcentaje de visión.


Sin embargo, lo más común es que esta enfermedad sea tratable y no suponga mayores riesgos cuando se detecta a tiempo, por lo que lo mejor es no dejar avanzar demasiado el cuadro sintomático.

ojos-rojos

¿Las lentes de contacto causan queratitis?


Dos de las preguntas más frecuentes que salen a la luz cuando se habla de esta afección ocular es qué provoca la queratitis y cómo se contagia la queratitis.
Aunque pueda existir un factor de riesgo, es necesario entender que la queratitis puede tener múltiples causas que pueden ser o no infecciosas y, en algunas ocasiones, nada tienen que ver con el uso de lentillas.


Existen varios tipos de según sus causas:

  • Queratitis bacteriana: propiciada por la falta de higiene en la zona ocular y la mala manipulación en el uso de lentes de contacto, lo cual puede aumentar el número de bacterias en los ojos.
  • Queratitis fúngica o por hongos: cuando se realiza un mal mantenimiento de las lentillas dentro de los estuches, estos tienden a retener la humedad y con esto proliferan los hongos.
  • Queratitis por virus: específicamente el virus del herpes puede ser fácil de contagiarse cuando acostumbramos a frotarnos los ojos con mucha fuerza y con las manos sucias. En este caso, la enfermedad puede tratarse con medicamentos contra virales, no con antibióticos como en el caso de las bacterias.
  • Queratitis por lesiones: se produce cuando un objeto lastima la superficie de la córnea. Este tipo de lesiones a su vez puede devenir en un cuadro infeccioso.

Como puedes ver existen muchas formas de contraer esta afección y, aunque el uso de lentillas no son siempre una de ellas, sí son un factor de riesgo importante. Cuando hablamos de factor de riesgo nos referimos a que, a partir de las lentillas, se puede aumentar la disposición a tener queratitis. Por ejemplo, utilizarlas para dormir o no limpiarlas con la frecuencia adecuada pueden aumentar el riesgo de sufrirla.

estuchelentillas

¿Qué es bueno para la queratitis? ¿Qué gotas se usan para la queratitis?

Ahora que sabes todo lo básico sobre esta afección, ha llegado el momento de que conozcas más sobre los métodos preventivos de la misma. Además, debemos hacer un llamado de atención, y es que es importante que no te automediques, ya que esto puede aumentar el riesgo de presentar otras patologías.

  • Pedir consejo profesional para elegir tus lentillas.
  • Seguir al pie de la letra los consejos de uso de las lentillas.
  • Limpiar bien tus manos a la hora de manipular las lentes de contacto.
  • Mantener limpio el estuche.
  • Evitar utilizar lentes de contacto bajo el agua.

Ahora bien, en cuanto al tratamiento de la queratitis, lo mejor es que acudas a un profesional que pueda determinar la posible causa de la afección, ya que tan solo estas personas conocen la cura correcta, ya sea mediante antibióticos, antifúngicos, gotas para los ojos, cremas u otros productos. 
Esperamos que no tengas que pasar por esta desagradable condición, pero al menos ya sabes cómo saber si la padeces y a dónde acudir en caso de sospecha.

¡No te pierdas ninguna noticia importante!

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Información básica de protección de datos

Enviar Comentario

    No hay preguntas

    *Campos obligatorios

    Productos más vendidos