¡Descuentos de verano en gafas de sol!

Iniciar sesión

Problemas visuales: ¿Qué es la presbicia? Causas, tratamiento y prevención

Jakub Odcházel, DiS.

Revisado médicamente por Jakub Odcházel, DiS., Jefe de Óptica, el 13. 3. 2024. Escrito por Lentiamo

Índice

Imagínatelo: estás sentado en tu sillón favorito, absorto en una novela apasionante, cuando de repente las palabras de la página se vuelven borrosas. Frustrante, ¿verdad? Bienvenido al mundo de la presbicia, donde nuestros ojos nos juegan malas pasadas a medida que envejecemos.

¿Qué es la presbicia?

La presbicia es una enfermedad que afecta a nuestros ojos a medida que envejecemos. Disminuye gradualmente nuestra capacidad para ver objetos de cerca, lo que dificulta tareas como leer o utilizar el teléfono. En general, afecta a las imágenes que están a unos 30 cm de distancia, o a más de 30 cm en el caso de las personas mayores.

El proceso natural de visión borrosa de cerca suele empezar a notarse a principios o mediados de los 40 y sigue empeorando hasta alrededor de los 65 años. Alrededor de esta edad, la presbicia suele estabilizarse y no se deteriora más.

¿Cuáles son las causas de la presbicia?

La causa principal de la aparición de la presbicia es la pérdida de elasticidad de nuestros ojos, lo que dificulta el enfoque de los objetos cercanos. Concretamente, se produce cuando la porción central del cristalino del ojo se endurece debido a la disminución fisiológica de agua en el organismo propia del envejecimiento.

Este endurecimiento reduce la flexibilidad del cristalino, por lo que es incapaz de cambiar su forma para enfocar objetos cercanos. En consecuencia, al reducirse así la capacidad de acomodación del ojo, las imágenes aparecen borrosas.

imagen del punto focal en ojo normal y en ojo con presbicia

Presbicia vs miopía, vs hipermetropía

Presbicia, miopía, y hipermetropía son tres deficiencias visuales distintas que pueden causar dificultades para ver los objetos con claridad. Mientras que la presbicia suele aparecer al llegar a los 40 años, la hipermetropía y la miopía pueden afectarnos a cualquier edad, a veces incluso desde el nacimiento. La presbicia no es un error de refracción como los denominados astigmatismo, miopía e hipermetropía.

Es bastante fácil distinguir la miopía de la presbicia, ya que la primera afecta principalmente a la visión de lejos, mientras que la segunda afecta a la visión de cerca. En cambio, la hipermetropía afecta también a la capacidad de ver con claridad de cerca, por lo que a veces se confunde entre ambas. La hipermetropía perjudica el buen funcionamiento visual a múltiples distancias, pero permite una visión de lejos bastante buena, mientras que la presbicia perjudica progresivamente sólo la visión de cerca.

También es posible ser simultáneamente miope y présbita o hipermétrope y présbita, pero no se puede tener miopía e hipermetropía juntas (al menos, no en el mismo ojo).

Factores de riesgo

Dado que la presbicia es una afección fisiológica, es muy probable que nos afecte independientemente de nuestro estilo de vida. Sin embargo, factores como la predisposición genética y los hábitos pueden hacer que aparezca antes que después, o de forma más acusada.

He aquí una lista con los factores que pueden contribuir a su aparición o acelerar su llegada.

  • Envejecimiento
  • Afecciones médicas como diabetes, esclerosis múltiple, enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes
  • Hipertensión arterial
  • Tensión ocular grave
  • Antidepresivos, antihistamínicos, corticosteroides, diuréticos
  • Abuso de alcohol

Síntomas de la presbicia

  • Dificultad para leer caracteres pequeños, coser y otras actividades de cerca.
  • Visión doble mientras lees
  • Necesidad de entrecerrar los ojos para ver mejor
  • Necesidad de mantener el objeto que intenta enfocar más lejos.
  • Mareos y fatiga después de leer
  • Molestias o dolor en el ojo
  • Dolor de cabeza y de cuello
  • Fatiga ocular
  • Necesidad de una iluminación más clara

¿Cómo se diagnostica la presbicia?

La presbicia se diagnostica durante un examen ocular realizado por un oftalmólogo. Este examen incluye varias pruebas y procedimientos para evaluar tu visión y tu salud ocular general.

Durante el examen, es probable que el especialista te pregunte sobre cualquier síntoma que puedas sentir, como dificultad para leer letras pequeñas o fatiga visual. También te preguntará por tu historial médico y te realizará una prueba de agudeza visual para medir tu capacidad de ver con claridad a distintas distancias. Esta prueba suele consistir en leer letras o números de una tabla colocada a una distancia determinada.

Otras pruebas que puede realizar tu oculista son:

  • Una prueba de refracción, que consiste en mirar a través de diferentes lentes para determinar la graduación exacta que te proporciona la visión más nítida.
  • Un examen con lámpara de hendidura para examinar en detalle las estructuras de tus ojos. Para ello se utiliza un instrumento especial parecido a un microscopio que proporciona una visión ampliada de los ojos.
  • Un examen ocular con dilatación de pupila, en el que se utilizan gotas especiales que dilatan la pupila para ver mejor las estructuras internas de los ojos. Esto les permite detectar cualquier signo de enfermedad o afección ocular, como por ejemplo el glaucoma, que pueda estar contribuyendo a tu presbicia.

Nuestra primera recomendación es que te sometas a un examen ocular en cuanto empieces a experimentar cambios en tu visión. Es importante buscar el asesoramiento profesional de un especialista en salud ocular para determinar el mejor curso de acción y encontrar soluciones adecuadas para hacer frente a estos problemas de visión.

¿Cómo se puede corregir o tratar la presbicia?

Existen varias opciones para ayudarte a ver con claridad y comodidad, incluso con presbicia. Desde las elegantes gafas de lectura a las innovadoras lentes de contacto, pasando por la cirugía, el mundo de la corrección visual ha evolucionado para adaptarse a nuestras necesidades y ofrecer varios tratamientos para la presbicia.

El consejo del experto: Si te pones y quitas las gafas constantemente a lo largo del día porque ves borroso a distintas distancias, no dudes en consultar a un especialista para que te recomiende unas gafas o lentillas multifocales.

Gafas graduadas

Las gafas graduadas para la visión de cerca, las gafas bifocales o multifocales siguen siendo la ayuda visual más típica elegida por los afectados de presbicia. Estas gafas están diseñadas específicamente para mejorar la visión de cerca, lo que permite realizar cómodamente actividades como leer, escribir y utilizar dispositivos digitales. Se adaptan a la graduación del usuario para proporcionar una claridad y un enfoque óptimos, garantizando una experiencia visual perfecta.

cómo ven las personas con presbicia con y sin gafas

Listas para llevar, las gafas de lectura también están disponibles. Suelen fabricarse con una corrección de +1,00 dioptrías adecuada para alteraciones leves, una corrección de +2,00 dioptrías apropiada para individuos maduros y una corrección de +3,00 dioptrías recomendada para quienes se encuentran en una fase de presbicia avanzada.

Lentes de contacto

Las lentillas diseñadas específicamente para la presbicia están ahora disponibles en muchos materiales y programas de sustitución. Las lentillas multifocales proporcionan una solución cómoda y eficaz, permitiendo una visión nítida a distintas distancias. Gracias a una tecnología avanzada y a un diseño preciso, estas lentes de contacto ofrecen una agudeza visual y una comodidad óptimas, por lo que constituyen una alternativa práctica a las gafas tradicionales.

Cirugía

Existen dos tipos principales de cirugía para contrarrestar la presbicia:

Cirugía refractiva con láser, como la PRK (queratectomía fotorrefractiva) o LASIK (laser in-situ keratomileusis), se ha utilizado ampliamente para la corrección de defectos refractivos mediante la alteración de la curvatura de la córnea a través de la eliminación de fragmentos de tejido.

La cirugía intraocular consiste en la implantación de una lente artificial permanente, concretamente una lente acomodativa multifocal. El periodo de recuperación tras estos procedimientos puede variar de una persona a otra, y la idoneidad de los tratamientos dependerá de factores como la edad del paciente y sus antecedentes refractivos.

¿Buscas lentillas multifocales?

¡No busques más! ¡Decenas de modelos de última generación están disponibles en Lentiamo!

Comprar lentes de contacto multifocales

Cómo frenar la presbicia

Es importante señalar que en realidad no es posible prevenir la presbicia, ya que es algo natural que se produce con el envejecimiento. Sin embargo, puede ralentizarse mediante la adopción de ciertos hábitos beneficiosos que favorecen la salud ocular.

Ejercicio

Mantener un estilo de vida saludable que incluya actividad física regular, consumir vitaminas esenciales y abstenerse de abusar de las drogas, el tabaco y el alcohol puede contribuir a la salud ocular en general. Hacer ejercicio favorece la vascularización y oxigenación del organismo.

Llevar gafas de sol

Proteger los ojos de los dañinos rayos UV es crucial. Llevar gafas de sol que proporcionan una protección UV adecuada, puede ayudar a prevenir daños en los ojos.

Revisiones oculares periódicas

Es esencial programar revisiones oculares rutinarias para controlar cualquier cambio en la visión y detectar posibles problemas a tiempo. Las personas con enfermedades crónicas que pueden afectar a la visión, como la diabetes o la hipertensión, también deben controlar de cerca su salud para minimizar el riesgo de problemas visuales.

Dieta sana

Las vitaminas A, C, D y E favorecen la salud ocular. La vitamina A es beneficiosa para la córnea y la retina. La vitamina C reduce el riesgo de cataratas y retrasa la progresión de la degeneración macular asociada a la edad, al igual que la vitamina E. La vitamina D reduce el riesgo de degeneración macular, cataratas y glaucoma, y también mejora la función lagrimal. Además, hay otros suplementos como el magnesio y el zinc que actúan como escudo protector, protegiendo los ojos de posibles problemas de visión.

En otras palabras: una dieta rica en pescado, fruta, verdura y mucha agua.

Incorporando estos hábitos a nuestra rutina diaria, podemos favorecer el bienestar de nuestros ojos y retrasar potencialmente la aparición de la presbicia.

Reflexiones finales de Lentiamo

La presbicia puede ser una molesta deficiencia visual que nos afecta en nuestras actividades cotidianas, pero también es un recordatorio del increíble viaje que han recorrido nuestros ojos y de lo mucho que aún son capaces de mostrarnos. Gracias a los cuidados oftalmológicos modernos, también es bastante sencillo controlar la presbicia, ver mejor y sentirse mejor. Así pues, cuidemos nuestros ojos, no olvidemos hacernos revisiones periódicas y afrontemos con elegancia los retos del envejecimiento.

Fuentes:

1.Progress in Retinal and Eye Research, Presbyopia: Effectiveness of correction strategies

2.Ophthalmic & Physiological Optics, Developments in the correction of presbyopia I: spectacle and contact lenses

¡No te pierdas ninguna noticia importante!

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Información básica de protección de datos

Enviar Comentario

    No hay preguntas

    *Campos obligatorios

    Productos más vendidos